El Principito (última parte)


El Pozo en el Principito

El agua cobra un nuevo significado...

Las publicaciones anteriores son el grueso del mensaje del libro. El zorro y su secreto es el culmen y síntesis de todo. Esta parte, no obstante, es donde se unen todas las partes. El piloto que es el protagonista al que todos podemos relacionarnos, alguna vez “niño” olvida lo que es entrar en contacto consigo mismo. El desierto le da la oportunidad y tiene el encuentro con el Principito. El Principito le relata su aventura, que no es otra cosa que la conciencia de que lo importante en su vida es aquella flor que dejo en su planeta. El Principito como la conciencia se aventura lejos de lo que lo define para aprender a valorarlo todo. Se da cuenta en el camino que el camino del “mayor” no es el suyo. Su camino es el que el zorro le hace bien en señalar. Lo más valioso es esa flor que dejo, el amor nos lleva a la responsabilidad de cuidar a otras flores y no hay más para ser feliz.

El Principito después de este viaje hace comprender al narrador lo importante y central en la vida. Emprenden el viaje, en el que aprenden, mientras tienen por excusa la sed.

La relación se hace intensa y parece que empiezan a entender de la misma manera. Es entonces que canta el pozo para ellos. La necesidad ya se vuelve una excusa para gozar. Esto en todos los ángulos de la vida. Cuanto se vincula uno a los seres queridos alrededor de una buena comida. La necesidad de calor en el frió se vuelve razón para acercarse. La comida ya no es comida solamente, como el fuego tampoco es fuego. Se vuelve algo fuerte, que une a quienes junta de una manera profunda:

“El agua ya no era un alimento. Había nacido de la marcha bajo las estrellas, del canto de las roldana, del esfuerzo que yo hice con mis brazos. Era buena para el corazón, como si fuera un regalo. Cuando yo era pequeño la luz del arbolito de Navidad, la música de la misa de medianoche, la dulzura de las sonrisas, daban todo el resplandor del regalo que yo recibía”. 

No es posible ponerlo mejor que el autor. Solo amplio que esto ultimo que menciona de la navidad es algo tan profundo que se ha ido perdiendo. Los regalos son excusas para la gozar de todo lo que hay alrededor. La profundidad de lo que se habla es impresionante. Todo lo que nos rodea, excepto los otros portadores de flores, es sino una razón para gozar de nuestra propia flor. El sueño de compartir nuestra flor para hacer un jardín del que podamos hablar como: equilibrio, paz, Cielo, equilibrio, luz, riqueza y amor.

Los seres humanos con el tiempo, hemos cultivado cientos de rosas, pero las ignoramos y dejamos atrás. El Principito le hace ver esto al narrador no sin antes darle la solución “hay que buscar con el corazón”. Hay que buscar en nuestra conciencia, en nuestro interior. Con la mentalidad del Principito, del niño que busca y quiere conocer.

Es necesario entonces que cumplas tu promesa. Pinta como fue tu pasión de niño. Haz el bozal. El Principito le recuerda al piloto su vinculo con él. Entonces la conciencia le señala a la persona que aún no sale lo mejor de sí. “Eres injusto, yo solo se dibujar las boas…” El Principito consuela y dice “¡Esta bien!”. “Tu tienes proyectos que no conozco”. En el fondo tenemos cosas que aún no hemos descubierto que son riqueza para los demás.

Ahora el Principito tiene que partir a un lado de su flor. El camino es acabar con la vida de aventuras. Entonces va en busca de la serpiente. El piloto ya aprendió a valorarlo y se siente domesticado. Entonces le recuerda como valora su sonrisa,  ver las estrellas, soñar con él. La relación con su intimidad se ha hecho costumbre. Solo queda vincularse de nuevo con esa flor. “Tu tendrás estrellas que sabran sonreír”. El Principito da como regalo a las estrellas para mantener ese vinculo. Es importante que nos demos también los lectores un regalo que nos haga tener presente a lo más valioso que tenemos. Las cosas que poseen un significado especial para nosotros, son recordatorio de lo valioso que tenemos en el interior. Puede ser una foto, un libro, un crucifijo, una pulsera, cualquier cosa. Estas cosas nos reorientan cuando nos perdemos en el desierto.

“No me separaré de ti” es la sentencia máxima a la que nos debemos de sumar cuando hablemos de nuestro interior. Pero nuestro interior a veces muere a viejas formas para lograr estar con su flor. El Principito dice “…será como una viaja corteza que se abandona”. Pero en realidad no hay muerte, estan tan unidos porque ya hay un vinculo. Las estrellas son agua que le recuerda al Principito  también al piloto. Se han vuelto inseparables.

El piloto nos cuenta entonces como es volver a la realidad. Realidad que sigue teniendo a los “mayores” que no comprenden esto. Solo se puede contestar: “Es la fatiga”. Ser diferente tiene costos.

“Para vosotros que también amais al principito, como para mí, nada en el universo sigue siendo igual si en alguna parte, no se sabe dónde, un cordero que nosotros no conocemos ha comido, si o no, a una rosa”. 

“Ninguna persona mayor comprenderá jamás que esto tenga tanta importancia”. La preservación de esta flor es tan importante. No podemos dejar de lado su bienestar.

El autor pide entonces, si logramos estar en sus zapatos y nos encontramos donde hace aparición el Principito, no dejemos de compartirlo. No dejen de contar al mundo su propia experiencia con su interior y con lo más valioso en su interior: El Principito y su flor.

La estrella en el desierto
No dejemos de compartir la experiencia de encontrarnos con el Principito.
About these ads

Acerca de buho1981

Filosofo, político, educador y promotor de un mundo mejor

Publicado el julio 21, 2011 en Libros. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: